contra el plano secuencia de true detective / s01 e04

true

 

[ disclaimer ]

no soy un purista del realismo. ustedes saben que no lo soy. (creo). disfruto mucho los momentos que se saltan las reglas en medio de cierto realismo, como aquella deslizada debajo del tráiler en premium rush, o la rebobinada de película en juegos sádicos, de haneke. si tan solo fuera por ser subversivos, el realismo es una modalidad que merece ser rota: a veces cansa la exigencia de realismo a las obras. dicho lo cual: la ahora archifamosa toma larga de true detective me dejó tantito insatisfecho. (el título del post es una exageración, por supuesto).

[ fin del disclaimer ]

a ver: la planeación del espacio es impresionante –a la altura de sombras del mal o, si se quiere, de los hijos del hombre. terminado el capítulo, queda una sensación de mareo (no mareo nolaniano, sino lyncheano –casi una pequeña náusea–), de caos (rust es manitas de estómago, aunque menos que mccauley al final de fuego contra fuego, quien arma todo el desmadre solito); en fin: de que en serio ese barrio se prende en dos minutos y en tres se puede ir a la verga. sin embargo, algunos detalles me distrajeron de más. no le restan habilidad al reto, pero sí a la experiencia. ya lo hemos dicho: en cuanto mejor es un proyecto, en cuanto más ambicioso, más exigentes debemos ser.

la serie en general, el capítulo en particular y la secuencia en superparticular han fijado reglas muy claras, a saber:

· tenemos a un excelente policía, comprometido con la chamba, hábil (con las manos, con las armas), dispuesto a rifarse y de rifarse en drogas.

· el tipo tiene sentimientos: encierra al niño en el baño y procura no matar a nadie, solo inhabilitar al enemigo.

· ciertamente hay compromiso con el realismo: cuando disparan el primer balazo, el sonido se opaca, como en salvando al soldado ryan. la ambientación, la construcción cuidada pero inflamable de la situación, las actuaciones: todo contribuye a una puesta en escena realista para que un evento ficticio se vuelva veraz, consumible.

· hay peligro, si bien éste es una forma de realismo: cuando arrancan los balazos, el primero que entra a la casa le pasa rozando a rust. cuando se madrea al biker, otro llega a auxiliar a su compañero con una pistola; entonces rust le da un manotazo y el fuego sale contra uno del bando enemigo. hay un helicóptero de la policía, hay weyes corriendo por doquier buscando a quién madrearse, hay bats, armas largas, drogas, humo, balazos, sirenas. hay peligro.

la escena antepenúltima del cuarto capítulo de true detective se fija voluntariamente esas reglas para poder jugar a gusto, pero no las cumple a cabalidad. eso acabó por distraerme en la gran experiencia que tenía que ser. cierto: la promesa que es rust se cumple con gran emoción: el tipo sabe moverse en el ambiente, sabe golpear, proteger, defenderse, entender los movimientos del alboroto, fijar una ruta de escape y seguirla. mi problema es con la falta de realismo (inconsciente, quiero creer pero no sabría justificar) y la ruptura de la sensación de peligro.

con el realismo porque el biker es inhabilitado con dos golpes en el estómago, suficientes para no responderle a rust durante el resto de la escena –un codazo, un cabezazo, nada–, ni siquiera para levantarse cuando está en el suelo, pero que curiosamente le permiten saltar una reja con cierta destreza. también: después de que rust lidia con el negro del bat, el biker regresa con él. ¿por qué? quiero creer que para confrontarlo. parecería que está escapando de los negros, pero aquellos vienen de bastante lejos. y un detallito: cuando rust ingresa a la segunda casa, hay un tipo mirando la tele como si nada. su indolencia, su como si nada, me pareció más bien cómica.

y con el peligro porque cuando rust sale de la segunda casa persiguiendo al biker, un tipo intenta taclearlo como lo habría hecho un niño: inofensivamente; y cuando el otro le da un batazo en la espalda, rust se recupera antes de que el tipo le suelte otro batazo. rota esa barrera –esa regla realista planteada desde el minuto uno–, solo un golpe o balazo muy certero o de plano mortal podría detener a rust. no sorprende que cuando el detective está a punto de esconderse en los arbustos, un grupo que corre hacia él ni lo miren. es obvio que se esconde de ellos, pero la amenaza es mínima.

he visto varias veces la secuencia y solo me he notado esos detalles. si hay más, no quiero saberlos; si los que indico no lo son, espero puedan corregirme y disculparme. no puedo no sentir culpa al decir esto: soy incapaz de tomar una buena foto en instagram o de criticar con solvencia cosas infinitamente más mediocres que true detective –que, por lo demás, me está gustando mucho–, pero tampoco se trata de no ponerle peros a las cosas verdaderamente buenas. minucias como las que menciono no se le fueron a welles en 1958, con todo y que uso una tecnología bastante más precaria llamada filme. el logro de cary joji fukunaga no es menor, pero si te vas a medir el pito con los jefes, seremos los primeros en sacar la regla.

ahora sí: disfruten la función:

~ by gabriel lv on February 13, 2014.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: