apuntes sobre public enemies

public enemies 04

uno. christian bale (aquí melvin purvis, agente encargado de la demolición de john dillinger) ya es una causa perdida. su proverbial capacidad para tomarse en serio llega a su punto más acabado en public enemies: monolítico, pétreo, macizo: no hay expresión detrás de esos ojos fijos más allá de su interlocutor, más allá del espectador hasta un punto al fondo de la sala, no hay matiz capaz de romper la quijada de fierro, no hay tonalidad perceptible en esa voz como procesada y emitida por un vocoder. (no he visto ni veré terminator 8; ai me cuentan si bale está peor que acá.) johnny depp (dillinger), a quien hace demasiado tiempo no veíamos como ser humano, casi logra serlo aquí, con la grave desventaja de que michael mann le otorga diálogos que se saben inscritos para la siempre enfadosa posteridad (“i am not most men”, “i like baseball, movies, nice clothes, fast cars, whiskey, and you. what else do you need to know?”). y marion cotillard (billie frechette, la novia de dillinger), a pesar de que tiene la belleza de un pajarito cuando acaba de bañarse –¿los has visto? parecen recién nacidos con las plumas todas despeinadas–, es prácticamente inexistente.

public enemies 02

dos. pero el problema de public enemies no radica en sus actores: es un problema de personajes. es probable que todos sepamos que dillinger era “tan popular como roosevelt o charles lindbergh” en la vida real de 1934 pero michael mann y su guionista nos exigen que lo sepamos. me explico: si dillinger no hubiera sido un personaje popularísimo antes de la existencia de public enemies nada en la película nos indicaría por qué lo es. sí: vemos a su público recibirlo y vitorearlo; sí: lo vemos a él, recién capturado, dar una entrevista galanosa, pero no sabemos, intrínsecamente, gracias a qué: este dillinger no es carismático ni febril ni particularmente arrojado ni exigente con su disciplina criminal: es un ladrón de bancos guapetón, es un ligador encimoso, es un delincuente descuidado y poco más. ¿y melvin purvis? no es un policía monomaniaco, no es un hombre entregado a su tarea como si de ella dependiera su vida (aunque de hecho su vida y la de muchos compatriotas dependen de ella); no lo define, como al verdadero doppelgänger, su relación con el otro: no existe como una sombra o como un reflejo inquietante. purvis no es nada de eso: es un policía estricto pero chambón, un hombre que, forzado a trabajar en equipo, no ha aprendido a comandar. y la interacción entre estos dos personajes, que en teoría debería sostener esta película, es francamente irrelevante.

public enemies01

tres. delincuente descuidado, policía chambón. no miento: cuando nos presentan a dillinger éste dirige un comando que libera a miembros de su banda de la cárcel; en principio, los hechos avanzan con precisión milimétrica, brillante, como sucedidos en una película de michael mann; luego, un ladrón medio enloquece, dillinger no puede controlarlo, hay disparos, muertos, desatinos; la huida se consuma con mucho más polvo que brillo. y así: los asaltos bancarios no están cronométricamente medidos, los botines resultan más flacos de lo esperado… ¿de veras éste era el enemigo público número uno de los años tremendos de la gran depresión? (un porcierto: la fuga posterior de dillinger, en indiana, sí es impresionante, inteligentísima y de una intensidad que hace temblar la mano.) y no miento: cuando nos presentan a purvis éste persigue a un delincuente a campo abierto; la persecución es prístina, rítmica, precisa. después purvis y su equipo cometen todos los errores posibles: dejan escapar a baby face nelson, dillinger se pasea en sus narices y ¡en su oficina!, pierden la pista de billie frechette, recapturan a billie frechette y a punta de madrazos le extraen información –y esa info, previsiblemente, no lleva a nada… ¿de veras a este wey y a este equipo les encargaron la captura del enemigo público número uno de estados unidos? (leo en the new republic que una tercera parte del presupuesto del fbi de 1934 se gastó en la persecución de dillinger. no me sorprende para nada.)

public enemies 03

cuatro. tal vez exagero pero no hay nadie en el mundo que pueda filmar la oscuridad como michael mann; no hay nadie que conozca como él los muchos colores que habitan el negro, la delicada diferencia entre el negro al fondo del bosque y el negro que baja del cielo nocturno y el negro que asciende de la ciudad dormida y el negro que está detrás de una ventana negra donde nadie se asoma. (hay un verso de paz que, escrito en 1957, ya parece pensado para michael mann: “caminé por la noche de oaxaca, inmensa y verdinegra como un árbol”) y en public enemies hay una secuencia inmensa y verdinegra como un árbol: el cerco de purvis y sus agentes contra la posada en medio de la nada donde baby face, red hamilton y dillinger se han escondido después de otro asalto de insuficiente monta. nada aquí puede ni quiere detener la fiesta de sangre, munición y gritos; todo suena a vidrios rotos y muerte, una muerte horrible y dichosa con la thompson en la mano descargando todo lo que tiene: es una secuencia que avanza de los ámbares negros de la taberna a los grises negros de la niebla o el aliento en el frío de la noche a los blancos negros de la carretera indiferente a los verdes negros del prado funeral. tal vez esta secuencia fue para michael mann (y su fotógrafo hd: dante spinotti) un ejercicio de estilo, una prueba para demostrar¿se? qué tan lejos puede llegar en medio de la noche. tal vez. pero no importa: es también una consumación del oficio alucinante de estas dos personas: una demostración atemporal e irrebatible de maestría.

~ by alonso ruvalcaba on July 3, 2009.

22 Responses to “apuntes sobre public enemies”

  1. Ups Alonso

    y yo con las ganas que yo tenía de verla

    Del Christian Bale, nadie duda que sea tan guapo… como inexpresivo y mal actor.

    O sea que lo mejor del film, amén de la escena que comentas, es el trailer?

    Un beso

  2. Descontando la secuencia descrita de los matices de negro, ¿qué tal funciona retratar un época donde no existía el HD Video, en HD Video? Me queda la intriga.

    Y con la pena, esta película decidí saltármela…desde el trailer mismo.

  3. Ups

    Parafraseando al maestro Ernesto Diezmartínez, debo ser muy poco exigente; a mí, el primer trailer (que hace unos tres meses subió aquí mismo Mauricio), si me pareció muy atractivo; quizá demasiado estilizado, pero igual se me antojaba. Y luego estaba el factor del fraude de Madoff y los suicidios de los dos financieros europeos quebrados, ante lo cual, yo veía la ocasión perfecta para hacer un ídolo… de un ladrón de bancos.

    Una que tiene pocos vuelos cinematográficos, seguro con cualquier cosa se apantalla.

    Saludos

  4. bueno, es muy fácil refutar la refutación de paxton: se puede retratar una época donde no existía el hd en hd de la misma forma que se puede una época en que no existía el cine en cine o la novela en novela. es decir, si hiciéramos lo que paxton pide sólo podríamos hablar de lo que nos es contemporáneo, lo cual, evidentemente, es falso.

    y no, marichuy, la película tiene bastantes momentos muy emocionantes. tienes que verla.

  5. ps1. si es que entendí la refutación de pxtn.

    ps2. bueno, y por otro lado, paxton, no seas: si viste y consideraste una cosa irremediable, infinitamente mal actuada, filmada como si se tratara de un mal anuncio de perfumes, con diálogos ejercicios céntricos de lo más naco del guionismo, como cansada de besar sapos, wey, estoy seguro de que terminarás enloqueciendo con la chingonería que es public enemies. en serio. con esos estándares, es obra maestra total.

  6. Alon

    hoy mismo la veo. mala o buena, igual pensaba verla; pero me sorprendió tu reseña, en la que te sentí “decepcionado” de la película.

  7. beckett sobre proust:

    for proust, as for the painter, style is more a question of vision than of technique. proust does not share the superstition that form is nothing and content everything, nor that the ideal literary masterpiece could only be communicated in a series of absolute and monosyllabic propositions. for proust the quality of language is more important than any system of ethics or aesthetics. indeed he makes no attempt to dissociate form from content. the one is a concretion of the other, the revelation of a world. the proustian world is expressed metaphorically by the artisan because it is apprehended metaphorically by the artist…

    **

    el problema en enemigos públicos es que hay fallas graves que hacen olvidar ese pequeño estados unidos oscuro y granulado donde la forma es el fondo. ejemplo: no hay camino posible para justificar que una mujer se entregue al siguiente corte de haber recibido un abrigo. no es que sea políticamente incorrecto ··que sí, pero bueh··, es que no sigue un par de pasos intermedios para que la causa-efecto sea convincente.

    eso sí: los últimos veinte minutos de la película ··como lo dicen aquí·· hacen valer el boleto. son quizá lo mejor que veremos este año en cine, por mucho esfuerzo que hagan los estudios, y la balacera del bosque es la mejor de la década. ahí sí: mann es pura técnica, y esa técnica rebasa cualquier infusión de lecturas ··académicas o no·· que se le quieran dar. ¿cuántas veces en el cine ha sido doloroso el color dorado? ¿qué tan angustiantes pueden ser los ejes de visión entre los árboles de un bosque?

    no sé si mann se ha vuelto demasiado asertivo o falto de confianza. eso es especular. no lo es decir que sus manos ya no tocan todos los departamentos de sus producciones, pero que aquellos bajo su cuidado se deben sentir orgullosos y, los que no, simplemente olvidados e imperfectos.

  8. (ah: charles winstead ··stephen lang·· es el súper policía de la película. me habría gustado verle más minutos en pantalla).

  9. Jajaja, a ver, mi estimadísimo alón: ¿dónde quedó la postura de no demeritar una película para ensalzar a otra? Tú la propusiste.

    ¡Abrazo!

    p.d. Simplemente Mann nunca ha sido mi taza de té.

  10. Ah, y ¡vivan los sapos!

  11. ja, eres un tramposo! pero bueno,

    ok, tienes buena parte de razón. (aunque no estoy seguro de que el problema sea equivalente.)

    entonces,

    primero:

    retiro lo dicho.

    segundo:

    replanteo: he comprobado que eres estoico y disciplinado; lo suficiente para tener una lista de 40 películas mexicanas favoritas y una de 40 horribles películas mexicanas de los últimos 10 años. es decir, viste al menos 8 pelis mexicanas al año, la mitad de las cuales fueron mierda. te aseguro entonces que ver public enemies valdrá la pena de una forma enriquecedora y chingona, así sea sólo por la secuencia de los negros, la huida de la cárcel de indiana y el traslado en un avión orgánico de dillinger a su encierro. son, digamos, 20 minutos en total que valen mucho más que las 60 horas (mínimo) que te echaste viendo las peores 40 pelis mexicanas 2000-2009.

    te late?

  12. ps1. no puedo quedarme con esto: en realidad no usé cansada de besar sapos para hablar bien de public enemies; usé la idea de verla y ponderarla para que te dieras chance de ver y ponderar public enemies. tal vez no es lo mismo.

    ps2. mis amigos tienden a burlarse pero si hiciera una lista de mis favoritas mexicanas de los últimos tiempos estarían sin duda los sapos (vivan, coño) y niñas mal.

    abrazo!

  13. Tengo el presentimiento de que michael mann dejo una mejor version de la pelicula en algun lado, olvidada en el suelo de la sala de edicion (bueno no aplica la imagen porque fue grabada en digital pero entienden lo que digo); en algun screening que hicieron hace varios meses la gente se quejo de que la pelicula dedicaba demasiado tiempo a la investigacion de purvis (tiempo el cual no era hecho mas disfrutable por, como lo apuntas, la dura pero ya unidimensional actuacion misma de siempre de christian bale), y pues eso asumo yo influencio la version que ahora llego a los cines; por mi parte me gusto que se le dedicara algo de tiempo al aspecto historico de la formacion del fbi, y me hubiera gustado ver mas de eso, la idea de como un nuevo tipo de criminal llevo a la formacion de un nuevo tipo de policias, pero al final el acercamiento mas mitico (con todo y esas lineas de dialogo que mencionas) a dillinger acabo por tragarse todo el resto del material de la cinta. Ni modo. A pesar de estas quejas, la verdad me gusto mucho public enemies, si no por otra cosa que por el impactante trueno de las tommy guns; pinche mann intenso!

  14. Alonso

    Pues ya la vi; tienes razón:

    1- Esa escena de la balacera en el bosque a media noche, es buenísima.

    2. Christian Bale está peor que en “The dark knight”, que ya es decir. ni siquiera al final, en su momento de “triunfo”, cambia su tiesa expresión; es más, ya ni guapo lo vi, tiene unos ojos tan inexpresivos; prefiero a J. Deep

    3. Es como un cliché que todos los grandes criminales, gánsteres, etc., terminen de la manera más boba; no sólo fue la traición de la rumana, de alguna forma pareciera que de Johny Dillinger lo presentía y fue a ponerse en charola de plata.

    4. Marion Cotillard -su personaje-, no me pareció tan inexistente y me pareció que se veía guapa en la última escena, casi a cara lavada, cuando escucha las últimas palabras de “su Jonhy”.

    5. Siento que el problema no es sólo de personajes, sino también de guión. para haber sido Dillinger un ladrón tan célebre, la película muestra muy poco de sus capacidades, no sé yo sentí que a la historia le faltó algo.

    Pero igual me gustó, pese a que larguita, no me aburrí nada.

    Saludos

  15. Sí me late la idea.

    Jajajaja, ¡no puedo creer que al buen alón le gusten los sapos!

    Jajaja, y la destrozas.

    Jiji.

  16. En serio me hiciste el día, we’. ¡Un abrazo! =D

    Esto tengo que postearlo, jeje.

  17. Para mi Mann es puro estilo, es estética. Más que contador de historias, Mann es técnica. En efecto, los últimos 20 min de la peli son muy buenos. Y nada mejor que le escena del bosque, como el asalto al banco en HEAT. Incluso la persecusión en el bosque me hizo recordar la secuencia final del Último de los Mohicanos (Mann again)

    Mann es eso, estilo, propuesta estética.

    Saludos pues

  18. […] apuntes sobre public enemies « :: cinécdoque :: Tags: a-said-this, artist, dante-spinotti, hernandez, internet, marichuy, melvin-purvis, […]

  19. bad….

  20. ya dejen de flojear, no? nuevo post, ya!

  21. […] 1966) –pero ¿es balacera?– o la secuencia de la cabaña en enemigos públicos (mann, 2009) –admirable reflexión sobre el color negro– o la secuencia de la escalinata de los intocables (de palma, […]

  22. De todo lo q dijeron no entendi nada lo unico q se es q i love deep lol

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: