doubt

doubt

van cuatro razones por las que nos encantó la duda, escrita y dirigida por john patrick shanley, e interpretada con excelsitud por meryl streep y philip seymour hoffman.

1. no es, como algunos prejuiciosos podrían pensar, un mero dramón de denuncia.
la sospecha que conforma el centro de la trama -¿abusó o no el padre flynn de donald miller? – no es la duda principal planteada por la película; es más, dada la culpa presente en la mente e historial de flynn (a fin de cuentas, aunque no hay acto probatorio, la certeza de la intención está ahí: “a dog that bites is a dog that bites”), resulta un tanto prescindible frente a las dudas existenciales más inquietantes del naciente relativismo posmoderno de los 60. ¿qué es más deseable? ¿una vida de certezas y acciones resolutas, pero irremediablemente fundamentalista y persecutoria (el rígido mundo de la hermana beauvier)? ¿o, por el contrario, una sociedad aterrada por la duda y condenada al conformismo y la inmovilidad (el mundo de la comodina y complaciente estructura eclesiástica que prohija al padre flynn)?

la pugna entre esas dos cosmovisiones, presentadas con enorme naturalidad en todos los ritos de la vida del colegio (la importancia de la rutina tranquilizadora en el básquet, la lamentación frente a la manera en que el bolígrafo presupone el fin de la caligrafía, las controversias en torno a la modernización del sermón, etcétera), elevan a la película muy por encima de un facilón melodrama clerical de denuncia. la duda no es una película sobre el abuso y la pederastia, sino una obra sobre la incapacidad social de asimilar al escepticismo como vínculo fraterno y motor de genuino progreso, y no como generador de división, cinismo y parálisis.

2. sus duelos verbales, si bien menos “profanos”, están a la altura del mejor david mamet. el enfrentamiento final entre flynn y beauvier, acto central del último tercio, es un portento de ritmo y elocuencia. una de las más logradas piezas actorales en años recientes. a la altura de los intercambios de insultos mametianos de glengary glenn ross o la letanía de recriminaciones entre vic mackey y shane en el tercer acto de chasing ghosts, uno de los mejores episodios de the shield.

doubt2

3. revalora a la intuición experta como factor válido de decisión. la inteligencia intuitiva, nos dice malcolm gladwell en blink, no es un proceso que se dé en el vacío. si bien imposible de estructurar en formato de guía o tratado, la capacidad intuitiva de un experto es casi siempre más valiosa que las más elaboradas pruebas científicas. botón de muestra: en el momento en que beauvier explica el motivo de su duda, un escalofrío recorre nuestra espalda. la sospecha no es fortuita ni producto de una agenda personal. ante el endiosamiento de la técnica y el método, la duda revalora a la intuición sustentada en la experiencia como un argumento razonable.

4. “i have doubts, i have such doubts!”con sus facultades intactas, meryl streep se reencuentra, finalmente, con un material a la altura de su talento. la manera en que su rostro estalla en lágrimas frente a la duda que se extiende como un cáncer en su corazón es simplemente desoladora. la soledad de un mundo sin certezas ni dios.

~ by mauroforever on March 8, 2009.

6 Responses to “doubt”

  1. Pues el post les quedó a la altura de la película.

  2. Excelente trabajo (el del dramaurgo y el de la entrega bloguera). Ya quiten eso del blog oficial. De todos modos, no viste. Acaso haya nutrido. De todos modos, como me gusta decir, seguiremos en contagio.
    Es bueno encontrarse con seguidores/conocedores de Mamet, uno de los últimos y claros ejemplos de que el cine y el teatro (o el drama, como les gusta machacar a los anglosajones) pueden dar, sin hacerse daño (pienso, si no, aunque no es muy buen ejemplo –o si, si pensamos en el rubro de actuaión, en De Repente en el Verano, a mil años luz, por cierto y además, de Harvey Milk). La duda del gran pavo Streep (de algún modo su imagen recuerda el primer Thanksgiving) es acaso lo que baña, envuelve, hace destacable, la película. Puede hablarse toda la noche del asunto. Efectivamente, no puede ser un melodrama clerical de denuncia. Eso no opera en las neuronas del cine hecho en inglés. Allí importan menos los crímenes del Padre Flynn como la machacona e implacable duda ética con el espíritu del capitalismo…

  3. ¿por qué en el cine hecho en inglés? evidentemente no es sólo uno y se trata de una figura retórica lo que estás usando pero no veo muy clara la relación. abunda, ¿no?

  4. pensaba en el cine hecho en inglés, á la Tennessee Williams, Mamet, en Norteamérica, o en, por poner un ejemplo, las Magdalene Sisters, en las islas de Albión. No tiene que ser clara la relación. No sé si en Australia o Nueva Zelanda (Commonwealth al fin). Simplemente, que Lss Chicas Malas del Padre Méndez o El Crimen del padre Amaro, reparan más en las carnalidades o descarnalidades que, si lo hacen, en las consecuenias éticas de los hechos. Es todo.
    Espero que no te den sueñito las elaboraciones ociosas.

  5. Streep monstruosa como siempre,Hoffman igual,…pero como realización cinematográfica esperaba más,..siento que allí no pasó nada,que se mantuvo la sintesis teatral original y se resolvió ( ¿qué se resolvió..? ) todo muy rápido…Casi me resultó corta…No sé,no sé…”! I have doubts,I have such doubts..!!!!”

  6. ja ja ja. no la vi en teatro, la evaluación es totalmente en función de la obra cinematográfica. se resuelven muchas cosas. un saludo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: