you rat-fuck

hace 15 años harvey keitel y abel ferrara estaban encarrerados. keitel venía de protagonizar y producir perros de reserva, que introdujo para siempre el diálogo seinfeldiano al cine negro; ferrara de dirigir su primera obra maestra de veras: el rey de nueva york con un vampiresco christopher walken. cuando se encontraron para bad lieutenant (nunca se estrenó en méxico pero videomax la sacó con el título, bien mexicanizado, de corrupción judicial) andaban correosos, embravecidos, con ganas de balearse a quien se dejara. keitel, particularmente, estaba dispuesto a todo. y ferrara, nunca un güey que se eche para atrás, le dio ese todo bajo la forma de un teniente en los últimos escalones de la descomposición. su catálogo de “pecados” –ésta es una película sobre religión– es variopinto: asaltar a un par de negros que acaban de asaltar a un coreano, armar coca, metérsela afuerita de la escuela de sus hijos, bajarle el varo a un cadáver todavía fresco… y mientras, la serie nacional dodgers vs mets lo va hundiendo en una espiral de deudas que termina en definitivamente impagables 120 000 dólares. 

la violación ensañadísima de una monja y el perdón imposible que ésta extiende a sus violadores mandan al cínico teniente (“no one can kill me –le ha dicho a algún acreedor–, i’m blessed, i’m a fuckin catholic!”), encargado del caso, a una espiral también descendiente: la de la iconografía católica de culpa, redención, liberación a través de la muerte. una iconografía medieval que tiene su cúspide en el encuentro del teniente, en crack, con jesús y en sus imprecaciones: “you rat-fuck, you fuck, you got somethin you wanna say to me?” y en su llanto exasperante y en sus quejidos: “i’m sorry, i’m sorry, i’ weak, i’m weak…” y sin embargo tiene razón el crítico donald lyons: con toda su maestría formal, su arte refinadísimo (en la violencia), bad lieutenant no tiene espiritualidad: todo es de un absoluto vacío moral, no hay fondo nunca sólo superficie, no hay redención: la liberación de los violadores por el teniente no es un acto de gracia sino una consecuencia del cansancio. y keitel, como atravesado por cables eléctricos, metódico, parece improvisar todo el tiempo, se saca la verga, chilla, finge que vuela, se arponea; y uno se remueve en el asiento y voltea a otro lado y suplica por la intervención de un editor que detenga esta debacle sin sentido. la escena que sigue es ejemplar: el teniente detiene a un par de jóvenes bajo la lluvia y, a punta de amenazas, las obliga y se obliga a una degradación más, a descender otro peldaño de esta escalera de penrose. vela bajo tu propio riesgo.

~ by alonso ruvalcaba on June 28, 2007.

3 Responses to “you rat-fuck”

  1. Uno de los puntos más altos de la carrera de Ferrara como director, quizás sea su mejor película y una de las más duras. Saludos!

  2. ¿Quizá su mejor película? Para mí, la mejor: auténticamente hipnótica. La autodegradación de Keitel es insoportable y, sin embargo, imposible dejar de verla.

  3. […] drama carcelario a la mexicana –el apando–, el retrato implacable de la policía –la primera bad lieutenant o corrupción judicial, como sabiamente le pusieron en méxico–, el horror kafkiano con ecos de […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: