clint eastwood, director. 3

la paz y la violencia

mauricio propone: 

i’ve got to go have my pacemaker checked. además de servir como bienvenidos descansos preliminares a sus obras más graves (río místico, million dollar baby y el díptico flags of our fathers y cartas desde iwo jima), true crime, space cowboys y poder absoluto, los tres mejores divertimentos eastwoodianos de los 90, redefinen, desde una óptica más lúdica y emotiva, la figura del antihéroe que clint popularizó en sus films de los 70 y 80.  

en estos casos no se trata de deconstrucciones frías y devastadoras, sino de obras que despliegan la necesidad vital de alejarse de la vulgaridad y alcanzar, sin sobresaltos, una coolness serena, creíble y moral en la antesala de la ancianidad. poder absoluto es el producto más acabado de esta etapa. hay una gozosa elegancia en los divertimentos realizados por eastwood en los 90, y poder absoluto es viva muestra de ello. como bien señaló jorge ayala blanco, la cinta es una especie de reelaboración eastwoodiana de fantomas, en la que clint se desempeña de manera encantadora como un ladrón astuto, ilustrado e inteligente capaz de derrotar al prosaico “poder absoluto” encarnado por unos muy repulsivos gene hackman (el presidente corrupto cuyo crimen pasional es atestiguado por clint en pleno homenaje hitchcockiano) y judy davis (la cabrona operadora de la casa blanca).  

especialmente disfrutables son los chispeantes diálogos entre clint y ed harris, quien funge como renuente inspector juve del fantomas/eastwood, al que le divierte fingir demencia senil en los interrogatorios (“i’ve got to go have my pacemaker checked, it has been so exciting talking to you!”). 

maybe some day you forget what it’s like to be human and maybe then, it’s ok. hay tantas cosas que decir sobre río místico que da la impresión que no vale la pena ni siquiera empezar. por lo pronto, me limito a esto: cada vez que veo impresos en el concreto las iniciales que, tiempo atrás, un montón de chamacos escribieron como primer intento inconsciente de trascendencia (pero disfrazado de inofensivo juego pandillesco), no puedo hacer otra cosa que pensar en el triste dave boyle (tim robbins), en la mirada que le lanza a sus amigos desde el coche, en los lobos que lo ultrajaron, en la manera en la que nunca pudo completar su nombre en el pavimento, en sus vanos intentos de alcanzar la paz con y en el vecindario y en sus últimos lloriqueos frente al vengativo jimmy markum (sean penn).  

río místico es sumamente ambiciosa: un relato multívoco de dimensiones shakespeareanas sobre los silencios, la violencia y las complicidades que componen el tejido social de las comunidades norteamericanas. sin embargo, su valor está en la clara sencillez con la que eastwood expone la resignación trágica con la que boyle acepta su vida mutilada: “maybe some day you forget what it’s like to be human and maybe then, it’s ok.”

~ by alonso ruvalcaba on May 14, 2007.

22 Responses to “clint eastwood, director. 3”

  1. uta, esa primera secuencia de mystic river es incomódisima. dan ganas de detenerla, de impedir de alguna forma que el pobre dave se suba a ese auto. y cuando lo vemos mirar desde ahí, e intuimos su ultraje, queremos, mejor, detener la película.

    es demasiado.

  2. Guau. En efecto Río místico es bastante ambicioso pero a Eastwood no le falta el talento para hacerlo todo muy claro, muy “límpido” como lo dijo también el Ayala Blanco.

    Saludos!

  3. agh, borró mi comentario. a ver qué recordar al rato.

  4. Con obras como Poder Absoluto (o Space Cowboys) Eastwood se coloca a la par que sus mentores reconocidos (como Siegel) y los que no le tocaron (Ford, Hawks)… Es decir, un autor fílmico que incluso en sus divertimentos más “ligeros” tiene mucho qué decirnos, con una limpieza y una precisión digna de lo que es: uno de los más grandes maestros del cine hollywoodense en la segunda mitad del siglo XX (y lo que va del 21)…

  5. paxton: efectivamente, eastwood es un director que no gusta de abundar en retruécanos cinematográficos –y, de hecho, guionísticos tampoco. es un hombre que, como diría mi abuelita, se baña todos los días para no tener que lidiar con sus pulgas.

    ernesto: claro, tiene gran margen de uso su filmografía, sea divertimento o texto para el exégeta más duro. algo más: acá creemos que los imperdonables lo habían colocado, desde que salió, a la par de los mejores. una notita que hicimos, acá.

    hablando de divertimentos, el mejor de la historia podría ser también los enanos comenzaron de pequeños, algo que pudo ser un respiro en la filmografía de herzog, pero cuyas anécdotas contradicen. ¿ustedes qué piensan?

    saludos.

  6. Eastwood es uno de los últimos que sostienen la vieja tradición de los grandes directores hollywoodenses. Obras sólidas, grandes actuaciones y varios niveles de lectura. Esto se ve reflejado en tu comentario cuando dices que es difícil empezar a hablar de “Río Místico”. Saludos!

  7. No es mala la propuesta de neilmccauley en cuanto al mejor “divertimento” de la historia. Yo propongo otros: Barton Fink, pensado por los Coen cuando estaban haciendo De Paseo a la Muerte. Los Coen estaban estancados, sin ideas, así que decidieron, para divertirse, pensar en una trama sobre un guionista que estuviera también estancado y sin ideas.
    Aunque, en lo personal, yo prefiero otro divertimento más: Chunking Express de Wong Kar-wai (o Kar-wai Wong, as you wish), que lo hizo el hongkones a la mitad de la filmación de la complicadísima (pero sublime) Ashes of Time.
    Ya entrados en gasto, y volviendo a Herzog, recuerdo un mediometraje que también parece algo menor: El Extraño Extasis del Escultor Steiner. Prodigioso.

  8. Sí, pero no sé, Barton Fink pudo haber empezado como divertimento, pero se convirtió en quizá la más densa de los Coen (junto con El hombre que nunca estuvo). Yo propondría Inside man, de Spike Lee. Muy pero muy disfrutable. Y mucho mejor que, digamos, Jungle Fever y Malcolm X. Vaya, a mi juicio, sólo La hora 25 y Haz lo Correcto la superan en la obra de Spike.

  9. Creo que podemos dividir el término “divertimento” en dos tipos: las películas de género o de encargo (“alimenticias” diría Buñuel) hechas por los grandes maestros (Space Cowboys de Eastwood) y las cintas que los propios cineastas entendieron como meros “divertimentos” pero que se transformaron en otra cosa (Barton Fink, en efecto, puede ser un claro ejemplo de ello, así como Chungkin Express, de Wong).
    Claro que si exploramos más el tema, encontramos que los maestros clásicos hollywoodenses (Ford, Hawks, Hitchcock et al) tenían pocos proyectos personales, pues la mayóría de su obra eran encargos de los Estudios, con quien tenían contratos de muchos años. Ford tuvo proyectos personalisimos (como El Delator o El Hombre Quieto) pero fueron pocos, la minoría: la mayoría son películas que surgieron porque al productor le interesaba tal cosa, John Wayne quería hacer aquéllo, los Estudios tenían un guión que habían comprado, etcétera. Es por ello que al analizar a Ford (o a Hawks o a Hitchcok o a Curtiz o a…) resulta más admirable su obra: sus filmes no eran “filmes de autor” sino simples películas. Y, sin embargo, eran -y son- mucho más que simples películas. (Por cierto, buena parte de este análisis puede aplicarse al cine mexicano de Buñuel: mucho de él surgió de la industria misma y muy poco fue proyecto personal del aragonés).
    En cuanto a lo que mencionas de Inside Man, de acuerdo: es de lo mejor de Lee, al igual que La Hora 25.

    Saludos

  10. y he got game!!!

  11. ahora estaba pensando en divertimentos que me gustan [¿o será que “me gustan”?] y luego luego se me ocurrió beat the devil (se llamaba la burla del diablo en español?) de john huston. en efecto: todos aquellos films eran, sencillamente, películas, chambas, no obras de “autor” o algo así, pero en serio: alguien en esa película (bogart, gina lollobrigida, peter lorre, el propio huston) no se estaría divirtiendo con ese pequeño monumento al sinsentido? la he visto dos veces, ambas hace más de 15 años: la primera no entendí el chiste, la segunda yo me lo inventé. ai tengo un viejo vhs: asumo que la veré hoy.

    ps1. en una film comment viejísima neil jordan ponía beat the devil entre sus guilty pleasures.

    ps2. inside man mencantó.

  12. Ah, los “guilty pleasures” es otra categoría. A bote pronto, recuerdo dos: Triunfos Robados, con Kirsten Dunst antes de enflacar criminalmente y Fantasma, un viejo filme de horror de los 70, de Don Coscarelli. Shame on me.

  13. ai vienen ya los guilty pleasures de cinécdoque. mierda pura.

  14. corrijo: pura joya.

  15. uy sí, neta que van a estar chidísimos. Deberíamos hacer screening de los placeres, los cuales les entrego hoy muchachos.

  16. pero en pedota maratónica para burlarnos –creo que ya lo hicimos alguna vez, no?

  17. Pos mañana yo invito tragos ¿cómo ven?
    Echenme un phone

  18. Una de las cosas que mas me facina de Clint como director es la construcción de las relaciones entre los personajes. Es un genio. Saludos!

  19. Saludos felicidades por su blog se me hace bueno y bstante digerible, aprovecho para promocionarme un poco , no tengo mucho que hice un blog y generalmente pongo review de series y peliculas asi como de juegos de vez en cuando, porfa hechenle un ojo y comenteme como mejorarlo.
    La direccion es http://bacas-blog.blogspot.com/

  20. […] eastwood, director. parte 3, parte 2, […]

  21. […] eastwood, director.parte 1, parte 2, parte 3, parte […]

  22. si me gusto la pelicula como se van desarrollando con los personajes la historia creo que hicieron un buen trabajo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: