caged hits. 01.

clint, the primordial squint
the primordial squint

más tal vez que el cine de guerra, el drama carcelario es el subgénero de la amistad masculina, de la crueldad, de la supervivencia en la opresión y de los engranajes de la libertad. don siegel es el gran artífice de la jail movie: su riot in cell block 11 –que filmó en chinga, en 1954, en un tambo real de california, con prisioneros de veras como extras– es probablemente la primera obra maestra del subgénero: cruda, afilada, es la historia de un motín nacido contra las condiciones irrespirables de la crujía 11 en la cárcel de folson, pero, sobre todo, es la historia de una imposibilidad: ser libres de la corrupción en un sistema pútrido. pero escape from alcatraz (alcatraz, fuga imposible, 1979) es el punto más alto de varias cosas: la relación entre siegel y clint eastwood –al que había dirigido en dirty harry, coogan’s bluff, dos mulas para la hermana sara y la alucinante el engaño–, la maestría técnica del director, que aquí adopta una parquedad extrema (un porcierto: hace como 25 años los críticos solían usar el adjetivo bressoniano para calificar el estilo de siegel en alcatraz; en cinécdoque lo usaríamos si no fuera ahora incluso más oscuro que entonces, cuando bresson estaba aún chambeando; adjetivos que sí pueden servir: riguroso, despojado, inflexible); y, finalmente, de la jail movie en general. aquí están todos los elementos que después se harían casi infaltables: un reo atípico (en este caso: más brillante que el promedio), una fuga imposible, un alcaide represor, un intento de someter al reo al sexo, un viejo sabio, un prisionero que ya no conoce otra realidad que la cárcel y vive aterrado ante la posibilidad de ser libre. el lector no precisamente aficionado al subgénero reconocerá esos elementos calcados en sueño de fuga (the shawshank redemption, 1994), pero en una engorrosa clave lloricona. siegel nunca se permite no digamos ya una distracción sentimental sino un temblor de mano. en tiempos como éstos, donde la “emoción” es primordial –sobre todo si es fingida, sobre todo si es exagerada–, las desarmante frialdad de don siegel es como una ducha de agua fresca en el infierno: vaya, ni siquiera llegamos a saber, más allá de toda duda, si el protagonista, frank morris, alcanza a escapar. aquí, la pelea de patio de clint contra el insoportable wolf, que ya había tratado de “seducir” a frank con un diálogo memorable: wolf: i’m lookin’ for a new punk!, frank morris: good luck, wolf: you don’t understand. i just found her!

pronto, más cine carcelario. 

~ by alonso ruvalcaba on April 30, 2007.

2 Responses to “caged hits. 01.”

  1. Curiosamente la onda carcelaria está de moda en la tv, impulsada por Oz y sobre todo por Prison Break. Ninguna a la altura de algo como Escape de Alcatraz, obvio. Vaya, había más control y seguridad en mi prepa que en la cárcel de Prison Break. Shawnshank redemption es algo así como una tearjerker movie para hombres ¿no? Es como la campeona del género, donde también habitan madres como Rocky y las películas de deportes donde los entrenadores le enseñan a sus jugadores a ser “hombrecitos”.

  2. Y hay otra memorable “tearjerker movie” para machos: Rambo, por supuesto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: