héroes discretos iii (con download)

little miss sunshine, music and lyrics, about a boy, la casa del sorriso

platicábamos acá: aunque la vida sí ofrece satisfacciones semejantes, el cine abunda en esta variante del heroísmo: la liberación deriva muchas veces del ridículo. ahorita recordamos tres momentos, dos recientes y uno no tanto.

primero recordamos la casa del sorriso (ferreri, 1988), tiernísimo filme sobre el verdadero abandono en la vejez, el tabú de la sexualidad más allá de la edad reproductiva, una especie de “cincuenta años después” de chiedo asilo, en la que la vitalidad trata de sobreponerse a un sistema despótico que se regocija en el mutismo de sus habitantes. acá la orgullosa adelina se enamora de andrea, compañero de la casa-hogar a la que sus familiares los confinaron. como es de esperarse, la prohibición del equipo de trabajo llega pronto. en la escena clave de la película adelina está desesperada por no encontrar su dentadura en la víspera de una gran celebración: la broma corrió a cargo del staff, quien le ofrece una ridícula dentadura sustituta. la heroína de la película sabe que el cinismo es la última escapatoria en un ambiente tiránico, por lo que toma el toro por los cuernos. ahí la vemos en la fiesta: con su vestido de gala, sin un asomo de vergüenza y su dentadura… de vampiro. momentazo del gran marco.

el segundo ejemplo es del 2002: la filmografía de hugh grant, cuyas películas parecen haber sido hechas/encontradas a su medida, cuenta con un lugar común muy efectivo: el de la canción. todavía en su última actuación, music and lyrics (marc lawrence, 2007), utiliza este recurso, muy efectivo y conmovedor –debido en este caso al contagio de la ternura a-la-bernie taupin/elton john (el director confiesa haber leído mucho sobre los grandes duetos de la música pop). la canción es excelente y la pueden bajar de acá

don’t write me off

o ver la escena acá:

pero el último gran momento libertario de hugh grant sucedió en about a boy. will, güevonsísimo haragán –“hip londoner”– que vive de las regalías de un jingle navideño compuesto por su padre, topa con el entrañable marcus después de ligarse a su jefa en un club de madres solteras. ella es una hipocondríaca insoportable que deposita sus frustraciones e histerias en su hijo de 12 años (“that was my favorite age”, dice zissou). el niño busca en sus compañeros, pero sobre todo en will, el reconocimiento que los padres le negaron, lo cual deriva en una cruel cadena de humillaciones. reticente a adoptar un rol paternal, will va zafándose poco a poco de sus prejuicios, siempre de forma indirecta y cómoda. finalmente acude al último llamado de auxilio de marcus, quien decide cantar la rola favorita de su madre en la presentación escolar, so riesgo de naufragar en el ridículo absoluto. se trata de “killing me softly”, de fox/gimbel/flack. el cinismo de will es previo al ridículo colectivo, pero de lo que se trata es de canalizarlo. el momento es de los más memorables del cine de los últimos años. basta notar cómo salta de la contagiosamente triste voz de marcus al hilarante rechazo de la chamaquiza hacia will:

el tercer ejemplo es de una producción del año pasado que gustó bastante: little miss sunshine (dayton/faris). el buen mauro escribió acá una reseña que bastaría para cubrir esta nota. acaso falte notar el motivo que la incluyó en esta lista: el del ridículo.

en estos días no es difícil sentir una inmensa antipatía por un personaje como richard, el padre de la niña cuyas inocentes aspiraciones al reconocimiento (una vez más, negado en cierta forma en el núcleo familiar) parecen destinadas a la estrepitosa caída. el padre busca en todo momento imponer su visión bipolar y esquemática de “ganadores” y “perdedores”, sea sobre un hijo que vive en un desgano silente híper estoico, sobre un orgulloso cuñado suicida o sobre un padre de vieja escuela roquera y drogadicta. y, sin embargo, aparece al final como una figura redentora de lo más sensacional, haciendo de little miss sunshine el último respiro estertoroso de las fantasías triunfadoras familiares: la última nota del filme deja la impresión de que semejante historia es imposible, sobre todo en una generación que se caracteriza por haber sufrido la derrota práctica y dialéctica de la unión familiar. ahora recordamos al anciano en cinema magic de errol morris que defiende al cine cuando le preguntan para qué sirve: él responde que para evadirnos. una pregunta se sobreentiende y él vuelve a responder “¿cómo que nadamás? ¡eso es ya un chingo!”

y sí, la verdad sí: todos soñamos con esa familia.

~ by gabriel lv on April 10, 2007.

5 Responses to “héroes discretos iii (con download)”

  1. no vi la escena de little miss sunshine para seguir tu spoiler warning (tarde o temprano, supongo, la veré, así sea en un hbosazo), pero hace rato que no recordaba a will y marcus en about a boy. en la escena del ridículo me han conmovido, de nuevo, las tres o cuatro veces que la cámara se acerca a will antes de que tome la guitarra. verosímil y delicado: su mirada, por unos segundos vuelta a otra parte, vuelve su participación en el ridículo ineludible o, más bien, inevitable.

  2. ¿Quiénes son Uds. muchachos? ¿Me podrían presentar oficialmente al equipo de Cinedoque? (en línea por supuesto)

    ¿Son alumnos del CUEC? ¿Cómo saben tanta teoría?

    Nadie le había podido explicar tan bien y sencillo a este ignorante que son las imágenes que se saltan el eje.

    Me gusta mucho esta Revista? blog?. Me gusta y la seguiré visitando. Buen trabajo!!!

  3. intentamos entrar al ccc pero nos rechazaron por nuestras ropas harapientas…

  4. Uyyyyyyy, de eso hace….uyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

  5. Pinche CCC snob!!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: