apuntes cortos sobre tomas largas

oquéi: todas las decisiones que toma un director respecto de lo que veremos y oiremos en una película terminan siendo decisiones estilísticas, sin importar sus motivos, pero ¿por qué decide no cortar? o, dicho sesgadamente, ¿por qué se resiste a la tentación de cortar?

puede haber razones de ‘moda’, de reto personal, de presupuesto, de virtuosismo, de avances técnicos. ninguna excluye necesariamente a la otra. por ejemplo: dicen que la aparición de ciudadano kane y la bravura de orson welles sirvieron para popularizar relativamente la toma larga en el dialecto cinematográfico ‘clásico’ (o sea: hollywoodense) y las tomas largas de jake lamotta camino al ring despertaron en brian de palma una suerte de envidia que se convirtió en impulso (“cuando las vi dije ‘¡órale!’ y empecé a usar esas tomas muy complicadas con steadicam”, le dijo de palma a tarantino en una entrevista):

las restricciones de presupuesto contribuyeron a que jaime humberto hermosillo se decidiera por hacer películas en video al final de los ochenta y en el aprendiz de pornógrafo justificó diegéticamente no sólo el uso de video sino el hecho de que una de las dos tomas de la película durara cincuenta y tantos minutos.

la pura dificultad de una toma larga es un motivo. ningún participante –fotógrafo (claro), actores, el wey que carga el boom– debe equivocarse. brian de palma agrega y agrega problemas a sus tomas largas nomás por lucidito. o pensemos en la heroica toma larga hacia el final de los hijos del hombre, donde emmanuel lubezki parece francamente jugarse el pellejo (¡imagínense tener que volver a filmar eso!):

y ahí está el “fenómeno” lipdub, donde morros, normalmente preparatorianos, se reúnen para grabar en una sola toma un video sobre la pista de una canción. (el más impresionante de ellos es acaso el de la prepa shorewood, de shoreline, washington, sobre ‘you make my dreams’ de hall & oates, cuya única toma incluye cientos de estudiantes y está grabada en reversa.) en realidad en el lipdub se suman todas las razones anteriores: es una moda y una demostración de virtuosismo que sería imposible sin los avances técnicos que han permitido que cámaras más perfectas sean accesibles a los presupuestos de escuelas públicas:

* * *

¿cuánto dura una toma larga?
claro que la longitud de una toma larga, a estas alturas, sólo puede ser relativa. hacia 1940 el pietaje que cabía en un rollo de cámara no daba para mucho más de diez minutos. la toma/diálogo de la sombrilla en ciudadano kane dura menos de tres, pero está tan cargado de emoción que puede “sentirse” mucho más largo. hoy la memoria de una cámara puede grabar, sin parar, muchísimo más que eso. la única toma de el arca rusa (2002) de aleksandr sokurov dura 99 minutos que, de pronto, se pasan volando. los cuatro minutos y medio del lipdub ‘you make my dreams’ tienen una velocidad casi vertiginosa. la toma de la mujer que limpia las butacas y los pasillos del cine al final de adiós, dragon inn (2003) de ming-liang tsai dura cinco minutos pero el silencio, interrumpido apenas por el cojeo y el trapeo, la inmovilidad del cuadro y la sensación de finitud parecieran alargarla y alargarla:

cosa rara: la duración de la toma larga no necesariamente es equivalente a la duración de los hechos que vemos en esa toma aunque no haya cortes. sí: la toma de adiós, dragon inn dura tanto como la mujer tarda en limpiar –la limpieza está filmada en “tiempo real”–, tal como la toma dura lo que dura el amanecer al principio de luz silenciosa pero en notting hill hay una toma de 110 segundos en que transcurre más de medio año y en la toma “larga” de el origen del planeta de los simios en que césar asciende a un árbol del bosque muir, por primera vez liberado de su correa, transcurren cuatro pinches años.

* * *

¿cuál puede ser la función de la toma larga? ¿de qué demonios sirve? primero, tal vez, para llamar la atención. digamos que venimos de una serie de escenas cortadas en varios planos breves. de pronto, una toma se sostiene, primero unos segundos de más, luego un minuto y dos y tres y… la extrañeza de la toma nos devuelve al diálogo o a la acción con una intensidad que probablemente se había diluido. es el caso de la larga toma inmóvil (más de 15 minutos) que está en el centro de hambre de steve mcqueen. el diálogo entre bobby sands y el cura parece cargarse de más poder aún que el que tendría en “papel”. la longitud y la inmovilidad de la toma son una suerte de subrayado para las palabras:

la toma larga llama la atención también sobre sí misma. (muchos críticos de cine o literatura consideran una virtud el estilo que “no llama la atención sobre sí mismo”. sus razones tendrán. a mí un estilo que no llama la atención, siquiera por su tersura, me parece un desperdicio de tinta o de pietaje.) una toma larga es como aquellos pasajes de góngora o sor juana que comenzaban con un predicado y muchos versos después dejaban aparecer el sujeto y aun más adelante un verbo que, ¡finalmente!, daba el respiro. la toma larga nos hace preguntarnos: ¿cuándo van a cortar?

la toma larga crea entonces un suspenso y, por tanto, una participación más activa del espectador. “¿cuándo van a cortar?”, primero. después: “¿pus qué quieren que vea?” lo siguiente es que la mirada escanee la pantalla en busca de un algo que puede o no estar ahí. la toma larga es un reto o cuando menos una invitación a trabajar en nuestra visión de la película. (el erudito david bordwell y el psicólogo tim smith han estudiado cómo trabaja la mirada del espectador en una toma larga de la ardua petróleo sangriento de paul thomas anderson. vale mucho la pena leer esos textos aquí y aquí.)

la toma larga puede tener un patrón interno. un principio, un medio y un fin, para decirlo en antiquísimos términos. la toma larga no producida nada más para facilitar la edición, la toma larga consciente de sí misma y que busca hacernos concientes de ella tiende a su propio final. el ejemplo más a la mano (y, para muchos, el mejor) es la primera toma de sombras del mal de orson welles. de la introducción de la bomba a la exposición de la pareja principal y de la geografía de los hechos –la frontera entre estados unidos y méxico– al suspenso contrarreloj a la dilación a la explosión y, justo entonces, al corte. el corte como estornudo u orgasmo: distensión: liberación.

y entonces sí: podemos volver a las tomas cortas.

About these ads

~ by alonso ruvalcaba on October 18, 2012.

2 Responses to “apuntes cortos sobre tomas largas”

  1. y russian ark apá?

  2. […] los apuntes cortos sobre tomas largas de alonso son muy útiles: clic. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: