lo mejor de la década 04 : la habitación del hijo : insieme a te non ci sto più


1.
dolientes: así son los sueños. pensemos en el primer encuentro de dante y beatriz en el umbral del paraíso (commedia, purgatorio, xxx, vv28 en adelante). antes, un poco de contexto: como es sabido, en la tierra, en esa cosa dúctil que llamamos la vida real, dante amó a beatriz con un amor idólatra, enceguecido de propia luz, y beatriz no sólo le negó el saludo: también, entre amigas, se burló de él (vita nova, xiv): después, trágicamente para dante y felizmente para nosotros, beatriz murió a los 24 años. borges (nueve ensayos dantescos) y otros autores consideran que dante construyó “la triple arquitectura” de la commedia, los círculos del infierno, las terrazas del purgatorio, los cielos concéntricos del paraíso, el poema acaso más alto que ha sido imaginado en este y en los otros mundos, para encontrarse de nuevo con beatriz.

la humillación de dante por beatriz, según w.blake

entonces dante llega al umbral del paraíso. ahí hay un río purísimo y una procesión rarísima, de una fealdad que no conviene al paraíso: hay 24 ancianos de blanco, cuatro animales con seis alas en las cuales hay ojos abiertos, un carro tirado por un grifo, siete mujeres (una color rojo, una con tres ojos). hay, también, otra mujer: velada, con un vestido color llamas (vestita di color di fiamma viva [entre corchetes: ¿estaría paz pensando en ese endecasílabo cuando escribió este verso: vestida del color de mis deseos? yo creo que sí]): es beatriz. por fin, años después de muerta, la amada beatriz está frente a dante. y sucede entonces que el sueño del poeta traiciona al poeta: beatriz lo llama, mandona; le pregunta, pasada de lanza, cómo se atreve a pisar el suelo donde el hombre es feliz; para los ángeles que pueblan el aire enumera, implacable, “los extravíos de dante”, y éste, humillado, baja la mirada y balbucea y chilla. no hay un momento más doloroso que este: dante soñó con beatriz, pero la soñó severísima, pero la soñó inaccesible.

2.
doliente: así es la imaginación también. pensemos en unos instantes de la stanza del figlio, que nanni moretti dirigió en 2001. largamente hemos visto a esta familia (el padre, giovanni, la madre, la hija y el hijo, andrea) ejercer su amor: es una familia dichosa, regocijada en los domésticos detalles de estar juntos. el próximo domingo andrea quiere ir a bucear con amigos; giovanni trata de convencerlo de que vaya, en cambio, a correr con él; andrea, reluctante, acepta. llega el domingo y un paciente de giovanni finge (más o menos) una emergencia; giovanni, reluctante, pospone la cita con andrea y éste va a bucear. en la excursión, se ahoga.

no hay nada más doloroso que esta muerte. y la imaginación de giovanni lo trabaja: si no hubiera ido a ver a ese paciente, si hubiera salido a correr con andrea, si me hubiera quedado en casa ese domingo, y en el dolor interminable, alucinado de la herida, giovanni escucha unos segundos de water dances de michael nyman mientras imagina que corre ese domingo con andrea en un camellón que acaso está en el cielo:

pero la imaginación es hiriente y en ese camellón de la mente, unos minutos después, andrea va a voltear y va a decirle a giovanni: sabes qué, papá, sí me voy a ir con mis cuates a bucear. y naturalmente, y porque es inevitable, a morir.

así es la imaginación, así los sueños. cuánta mierda. todo, todo está en nuestra contra: incluso especialmente nosotros mismos.

~ by alonso ruvalcaba on December 11, 2009.

6 Responses to “lo mejor de la década 04 : la habitación del hijo : insieme a te non ci sto più”

  1. autocomento: yo tuve una perra, lady, cuando era mocoso. era una perra libérrima: abrías la puerta y corría enloqucida tres, cuatro calles. yo, friqueadísimo, la buscaba por la roma hasta que daba con ella. la atropellaron dos veces, la atacaron otros perros, pero siempre se echaba a correr. una vez que yo no estaba una anciana la dejó salir y no la volví a ver.

    -

    salvo, años después, en un sueño. soñé que vivíamos en amecameca, en un rancho o una hacienda. salíamos normalmente lady y yo a andar por esos pastos. una vez pasó corriendo velocísimo un roedor. lady se fue tras él y yo tras ella. gritaba: lady, lady! pero lady nunca se detuvo en ese sueño.

    -

    y ahí sí: ya nunca la he vuelto a ver.

  2. (especialmente nosotros mismos)

  3. :o(

    **

    la habitación es la única película italiana de la década, no?

  4. es la única película, más bien.

    **

    :o(

  5. y tienes razón, cafenpolvo. ya lo corregí.

  6. Gran cinta. El dolor sacude. Pero también la vida sacude.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: